APRENDEMOS DE DÓNDE SALE LA COMIDA Y LO QUE CUESTA CONSEGUIRLA EN EL “HUERTO ARCADIA”

Somos parte de nuestro entorno, y nuestra calidad de vida dependerá de la salud de este. Los niños y niñas aprenden a respetar y a cuidar su entorno natural, desde la experiencia, el diálogo, la experimentación y reflexión sobre los acontecimientos naturales que les rodean.

El proyecto “Huerto Arcadia” es mucho más que un huerto, es una experiencia de autogestión a través de la cual se estructuran contenidos de Science de la toda la etapa de primaria. Los niños no aprenden conceptos sino que los viven y, por ello, es una experiencia que no les abandonará en toda su vida.

 

Esta propuesta se planteó en primer lugar con la idea de trabajar con plantas aromáticas y ornamentales. En año pasado en 2018/2019 se trabajó en torno a la distribución de espacios y preparación de materiales necesarios para un huerto planteado con cuatro áreas principales:

  1. Un área de arbustos de frutos, plantas medicinales, estolones, rizomas y bulbos (ornamentales y decorativas).
  2. Un área para un huerto de 70 m2 basado en el huerto ecológico de paradas en Crestall con cuatro bancales rotativos.
  3. Otra área destinada a la creación de un gallinero ovicompostero. El gallinero se convierte en un centro de gestión de residuos orgánicos. El sistema consta de un gallinero con una parte abierta para tener las gallinas sueltas y otra cerrada en la que existen tres módulos de compostaje. En el primero, se deposita la basura orgánica generada por el colegio, que se mezcla con material estructurante gracias a las propias gallinas, que lo remueven con las patas. Una vez que dicho módulo está lleno, la materia se transfiere al segundo compartimento, que debe estar cerrado y tapado para no permitir el acceso de los animales y que el proceso de compostaje pueda continuar sin contaminación microbiológica. En el tercer módulo, el material es tratado con lombrices para su última transformación. Los resultados son un compost de calidad que servirá para abonar el siguiente año el huerto en cada curso y, además, los huevos puestos por las gallinas.
  1. Y una última área, con un invernadero para utilizarlo como espacio preparatorio de semilleros.

 

 

Los niños investigan cada año qué quieren sembrar y recolectar y cuál es su uso dentro del ciclo de la vida del Huerto Arcadia, y reciben al principio del año toda la información importante que aprendieron los niños del curso anterior. Tenemos en cuenta todas las asociaciones beneficiosas como insectos polinizadores, invertebrados para la descomposición, insectos beneficiosos para nuestras plantas y plantas beneficiosas para este tipo de insectos, bacterias que ayudan a enriquecer el suelo y se asocian con ciertas plantas, etc…

Cada curso trabaja un ámbito: desde primero con las aromáticas, segundo con los arbustos, tercero con los árboles, cuarto con el huerto de hortalizas, quinto con el compost y reciclaje y sexto empezarán el próximo año a gestionar productos para autogestión y financiación de otros proyectos.

El objetivo es obtener un huerto que gestiona de manera cíclica los residuos y generan un beneficio para toda la comunidad educativa.

Seguimos trabajando en este proyecto con la idea crear un sistema de intercambio de semillas y de gestión de las verduras y huevos resultantes junto con un proyecto de autogestión de todo el sistema creado.

El Huerto Arcadia se ha convertido ya en un organismo vivo que todos cuidamos, desarrollamos y aprendemos de él. Es parte ya de cada niño y niña de Primaria de nuestro cole. ¡LES ENCANTA TRABAJAR Y APRENDER EN ÉL!

   

 

Gabriel García Sáez

Coordinador del proyecto “Huerto Arcadia” y profesor de Inglés y Música de Primaria.

 

Comparta sus opiniones